Home » Santo Domingo Este » En Brisas del Este se sienten huérfanos de autoridades

En Brisas del Este se sienten huérfanos de autoridades

SANTO DOMINGO ESTE. Brisas del Este es uno de los sectores más grandes de Santo Domingo Este y de igual tamaño el sufrimiento de sus miles de moradores por la falta de calles en buen estado, agua, salud y otros servicios, los cuales han reclamado hasta exponiendo sus vidas.

Más de 20 años de xistencia tiene el sector y las 80 calles están todas inservibles, algunas con contenes, pero ninguna asfaltada a pesar de las promesas del actual alcalde, Alfredo Martínez, y del director de la Oficina de Ingenieros Supervisores de Obras del Estado(OISOE), Francisco Pagán, los cuales han visitado esa barriada.

nuestro reportero se reunió con ellos en la calle Las Orquideas, una de las peores y allí, en medio de una llovizna, escuchó los lamentos y anhelos de los comunitarios.

La Avenida Hípica, la principal vía de acceso, ha recibido alguna mejoría, cuenta Miguel Angel Cruz, uno de los principales dirigentes comunitarios, pero lo han hecho cuando el barrio ha tomado las calles como escenario de reclamo.

“Estamos como el grito al cielo y desamparados porque desde hace mucho tiempo les hemos pedido a las autoridades la mejoría de nuestras calles, ellos tienen conocimiento y la consecuencia que esto acarrea al no tener las calles en condiciones hábiles”, sostuvo.

Cuenta que el presidente Danilo Medina visitó el barrio cuando inauguró el liceo Minerva Mirabal y los comunitarios les expusieron los problemas, pero no se ha hecho nada. Con el ingeniero Pagán se han reunido en seis ocasiones y el alcalde Alfredo Martínez los ha visitado, pero el problema sigue como el primer día.

“Ahora el director del a OISOE dice que no hay presupuesto para hacer las calles de Brisas del Este. Dada esa situación en el perímetro los dirigentes han optado por abrir calles que den acceso a la avenida Ecológica para poder tener acceso rápido cuando hay emergencia a los hospitales El Almirante y al Ramón de Lara, en la Base Aérea de San Isidro”.

Aunque el asfaltado de las calles es su principal necesidad, también existen otras de igual importancia como centros de salud y como dice Santo Reyes Gómez, en el sector se producen brotes de enfermedades por el hacinamiento sin que puedan contar con centros de salud.

“Hay brotes de enfermedades por la acumulación de agua de las calles, cuando llueve esas aguas corren a las casas, cuando llueve no podemos salir y no estamos lejos de nada, son 20 años de penurias tan cerca del Palacio Nacional. A veces pienso cómo será en Jimaní, en Dajabón que están más lejos”.

Para María Cesarina Aracena, otro de los males de Brisas del Este es la inseguridad, las mujeres no pueden salir a ninguna hora porque las atracan.

“Nos quitan los celulares, nos salen de cualquier rincón y nos atracan por la oscuridad, ponemos la querella y no nos hacen caso”, cuenta. Afirma que es muy difícil vivir en Brisas del Este por las actuales condiciones.

“Yo quiero decirle al Gobierno de Danilo Medina que nosotros aquí pacíficamente hemos podido sobrevivir con nuestro esfuerzo, pero que ya estamos cansados, estamos llegando a un límite que se nos va a ir de las manos y ya no va a ser de esa manera porque ya nosotros no aguantamos más, la comunidad crece más y estamos desamparados de las autoridades”, dijo.

José Jorge Sánchez, otro residente, informa que otro mal que padecen es que muchos niños no tienen actas de nacimiento, razón por la cual no pueden ser inscritos en las escuelas.

“Los padres no los han declarado porque tampoco ellos están declarados. El 20% de los niños están sin declarar, sin acta de nacimiento, por eso no van a las escuelas y los niños andan deambulando por las calles”.

Brisas del Este carece de centros de recreación para niños y jóvenes y, como dice David Robles, dirigente comunitario, muchos no tienen otra opción que delinquir porque no tienen oportunidades.

“Nosotros aquí carecemos de centro deportivos, no hay uno donde los niños puedan hacer deportes o ir a recrearse, no hay un centro médico, de nada, necesitamos de todo, nos faltan escuelas, 800 a 900 niños que se quedaron sin clases por falta de aulas. No hay cupo están sobrepobladas. Aquí hay tres escuelas, el liceo Hermanas Mirabal, la escuela Profesor Juan Bosch y la escuela Manolo Tavares Justo”.

Para abastecerse de agua es mediante pozos porque no existe un sistema de acueducto eficiente. Dulce Sánchez cuenta que las más sufridas son las mujeres que tienen que ingeniárselas para resolver los problemas domésticos que necesitan del líquido.

“El agua que tenemos llega los jueves nada más y si no se tiene tanque para llenarlo se queda sin agua, la que consumimos mayormente es de pozos privados y se paga 250 pesos mensuales”.

David Robles destaca que Brisas del Este es un sector donde hay instaladas varias empresas, pero que tampoco contribuyen con el desarrollo y menciona entre ella zona franca, colchonería, editoras y fábricas de muebles y de refrescos.

“Muchas de esas empresas dañan más las calles. Tenemos un sin número de empresas que son buenas tanto para la comunidad como para el país, pero no aportan nada a la comunidad. Ellos debieran hacer algo aunque sea reclamando a la autoridades”, considera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *