Home » Nacionales » Dos liderazgos matizan arribo a 44 años de fundación del PLD

Dos liderazgos matizan arribo a 44 años de fundación del PLD

SANTO DOMINGO.-El Partido de la Liberación Dominicana (PLD), que el viernes arribó al 44 aniversario de su fundación, no conoció otro líder hasta mediados de la década de 1990 que no fuera el profesor Juan Bosch; y quien mantuvo un liderazgo incuestionable que cohesionaba a esa organización política.

Esa estabilidad en la conducción de la agrupación se mantuvo inalterable entre 1973 y 1994. Este último año, por razones de salud, Bosch deja el PLD y a cuya decisión le siguieron una serie de reconocimientos de diferentes entidades públicas y privadas.

En la dirección anterior, destacan su proclamación, en octubre de 1994, por resolución del V Congreso Ordinario Emmanuel Espinal, como Presidente Ad Vitam del PLD, y también la declaratoria de Maestro de la Política y Gloria Nacional, de parte del Congreso Nacional.

Casi automáticamente surgió una conducción colegiada, destacándose en el escenario político figuras como Leonel Fernández, Danilo Medina, Temístocles Montás, Reinaldo Pared Pérez, Francisco Javier García, José Tomás Pérez, Alejandrina Germán, Franklin Almeyda Rancier, Euclides Gutiérrez Félix y Lidio Cadet, entre otros.

Una vez ya sin su líder en acción política, la dirigencia y militancia peledeísta eligió a Leonel Fernández, quien había sido compañero de boleta de Bosch dos años atrás, candidato presidencial a las elecciones que se celebrarían en el año 1996. Fernández, tras la alianza del peledeísmo con el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), en la segunda vuelta electoral, se convirtió en el nuevo Presidente de la República Dominicana.

Fernández no sólo gobernó el período 1996-2000, sino que lo hizo en 2004-2008 y 2008-2012. Mientras que Medina ha obtenido triunfos seguidos para los cuatrienios 2012-2016 y 2016-2020.

Dos liderazgos

El PLD llega a su 44 aniversario con dos liderazgos fuertes, de Medina y de Fernández, tanto a lo interno de la organización como a lo externo, producto, entre otras cosas, de sus años en la conducción del Estado. Ambos ponen los encuadres de matices diferentes en el accionar cotidiano de la agrupación política.

La concurrencia, en una misma época, de estos líderes a lo interno del peledeísmo se ha convertido en una amenaza permanente para una unidad necesaria que le permita permanecer en el poder más del año 2020, cuando se celebren los comicios presidenciales.

El último episodio que pone de manifiesto, una vez más, sus visiones diferentes en torno al accionar político que debe seguir el PLD, lo constituye el que se verifican en torno a las elecciones primarias abiertas o cerradas. Mientras Medina favorece las abiertas, Fernández las considera inconstitucionales y prefiere las cerradas.

En las últimas semanas, seguidores de ambos han mantenido presencia en los medios de comunicación defendiendo sus respectivas posiciones. José Ramón Peralta defiende la visión de Medina, y Alymeda Rancier la de Fernández.

En el año 2007 comenzaron las diferentes públicas entre Medina y Fernández, cuando el primero renunció a su posición de Secretario de la Presidencia debido a que el segundo optó por la búsqueda de la reelección presidencial.

Función del líder

Bosch planteaba que la fortaleza del PLD se manifiesta públicamente en su seriedad, su disciplina, la calidad de sus voceros, la eficiencia de sus organismos, entre otras condiciones, y advertía que sus dirigentes no podían obviar que ese partido tiene un crédito acumulado en el alma de las masas populares.

En un artículo escrito por el extinto líder peledeísta, publica presidente del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), afirmaba: “Una de las funciones del líder de un partido como el PRD es precisamente mantener la cohesión de todas las corrientes que lo forman, lo que lo obliga a ser el que exponga, en todos los casos, la opinión más justa y la proposición más fácil de llevar a la práctica”.

Y agregaba: “Tiene que ser el que exprese con más precisión y claridad la concepción de la estrategia política más convincente para todos los sectores del partido y al mismo tiempo debe ser él quien proponga los procedimientos tácticos más oportunos. Si no puede hacerlo todo debe tener la capacidad necesaria para coordinar las ideas particulares y elaborar una propuesta que las incluya a todas”.

Confrontaciones

Aunque las ha sabido superar, el PLD no ha estado exento de confrontaciones internas.

Luego de la primera participación electoral del PLD, en 1978, y en la que obtuvo poco más de 18 mil votos, el uno por ciento; se produjo una crisis interna que provocó la salida del hoy fallecido Antonio Abreu Flores, lo que abrió el paso a la secretaría general de Rafael Alburquerque.

Un año después, en medio de críticas a la dirección peledeísta, abandonaron las filas los hermanos Fiallo, José Antinoe y Alberto; este último es en la actualidad dirigente de la organización.

Sin dudas, el año 1978 fue difícil, al punto que Bosch tuvo que convocar a la Conferencia Ho Chi Minh que dio paso al I Congreso Narpier Díaz González, bajo la consigna “que las bases decidan”.

Se trató de una jugada política para conjurar las aspiraciones de un sector que procuraba que determinadas contradicciones internas en la dirección de la organización se resolvieran en el Comité Central, lo que fue desestimado por los participantes en la referida Conferencia.

El Comité Político de entonces jugó un rol importante en aras de la unidad, al punto de que en las elecciones de 1982 el PLD alcanzó sus primeras diputaciones con Vicente Bengoa, Juan de la Cruz Buret, Ligia Amada Melo, Felucho Jiménez y Norge Botello, en el Distrito Nacional; Ramón Ventura Camejo y José Ramón Fadul, Santiago; y Tomás Beltré, La Romana.

Empero, a pesar de esa buena participación electoral se produjo la salida de Alburquerque, por expulsión, cuyo espacio en la secretaría general ocupó Lidio Cadet.

Liderazgos actuales

Los peledeístas ahora están diferenciados entre el presidente Danilo Medina y el expresidente Leonel Fernández, los dirigentes más importantes de la organización a raíz de la muerte del profesor Juan Bosch.

Las confrontaciones en esta organización

Las contradicciones no afloraron mucho hasta principios de 1992, cuando el ala sindical del peledeísmo no siguió la línea partidaria respecto a la aprobación del Código de Trabajo en el Congreso Nacional, ocasionando la suspensión por seis meses de Bengoa y la expulsión de Nélsida Marmolejos.

En abril de ese año renunciaron Bengoa, el senador Max Puig y 11 diputados.

En la presente coyuntura, el gran desafío del PLD radica en que Danilo y Leonel depongan eventuales sentimientos de egos o intereses políticos particulares, en aras que abonar a la unidad de la organización fundada por Bosch, hizo, justamente el viernes, 44 años.

Los peledeístas celebraron este acontecimiento con un llamado a la unidad interna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *