Home » Deportes » Doctor Bergés: El problema no es Canó, RD tiene que revisarse como sociedad

Doctor Bergés: El problema no es Canó, RD tiene que revisarse como sociedad

SANTO DOMINGO,RD.- Vencer a la ciencia es un camino cuesta arriba para los que toman por riesgo utilizar alguna sustancia controlada, en este caso, por la Major League Baseball.

Con o sin intención, Robinson Canó calló en la red de control de MLB y así inscribió su nombre en la lista de peloteros vinculados a sustancias prohibidas en las Grandes Ligas. “Muchas veces se da lo que llamamos un sesgo de bajo impacto, que es el creer que las cosas no van a ocurrir”, explica el doctor Luis Bergés, especialista en sicología deportiva. “Eso es minimizar algunas consecuencias, lo que son nuestras acciones”.

Visto desde otro ángulo, señalar que la sustancia la obtuvo de un médico no lo salva de la suspensión de 80 partidos que pesa sobre él. Canó dio positivo el martes a la sustancia “Furosemide” y así engrosó la lista de peloteros, en este caso un pez grande, de los que se encuentran en esa funesta lista, muchos de ellos dominicanos, Miguel Tejada, Manny Ramírez, Alex Rodríguez y aquellos, que por una razón u otra, son vistos como miembros de esa lista, ya sean dominicanos o no. Caer ahí es como conseguir “la letra escarlata”, sin importar tus buenas obras, quedas sellado en tu deporte.

Interesados en el estudio del dopaje sugieren que los países no sólo deben de quedarse con la sanción (en su caso 80 partidos), sino hurgar más allá de la pena. Esto es, cómo llegó a su cuerpo, si fue el médico que señala, ubicarlo y verificar si, en dado caso, existe alguna trama para la aplicación o hasta posible tráfico de esa (Furosemide) u otra sustancia.

Canó vs Dominicana
El doctor Bergés sugiere que no se deben de olvidar los valores que ha cosechado Canó, comprometido con su comunidad, básicamente de San Pedro de Macorís.

Eso es en el aspecto social, pero con su comunicado sugiere, quizá sin percatarse, que mancha, además de su figura, también la imagen de República Dominicana.

“No sólo tiene Robinson Canó un problema, sino como país, tenemos que revisarnos”, señala Bergés. Esto viene dado por Tejada, Manny Ramírez y Alex Rodríguez “Unos cuatro jugadores -con Canó ahora- que han perdido su credibilidad y que tenían perfil de salón de la fama”.

Afirmar en el comunicado: “Esta sustancia me la dio un doctor con licencia en la República Dominicana para curar una dolencia médica” se traduce por igual en no enfrentar su responsabilidad.

“En una situación así el atleta debe de asumir su responsabilidad y punto. Cuando tratas de implicar a segundos y terceros y agrega la nacionalidad estás inculpando la dominicanidad y es lo que tenemos que evitar y no es verdad que Dominicana es una sociedad de tramposos”.

Los asiáticos
Los casos más mínimos son los de los asiáticos. El doctor Bergés tiene su explicación. “Los orientales son el 1 por ciento de los que infligen la norma, ¿por qué?”, cuestiona y responde “porque allí hay disciplina”. La lista sólo tiene un japonés, el exlanzador Yusaku Iriki, en el 2006.

En Estados Unidos el convenio para el control de sustancias comenzó en 2005, en Japón un año después y en el Béisbol Profesional del Japón, un año después. Allá las medidas han sido más drásticas. Se confirmó que peloteros que dieron positivos fueron sacados de la liga sin ser recontratados. “Siento que para los japoneses es más importante seguir las reglas”, dijo en 2013 a Masslive.com el lanzador japonés Koji Uehara.

“No es sólo un problema del atleta, sino como sociedad (dominicana) tenemos que asumir una postura”, dada la vinculación que hace el intermedista de Seattle sobre el país.

Seguimiento a Canó
El doctor Bergés, con experiencia tratando atletas declarados positivos, tiene su sugerencia para Robinson. Lo primero es que Robinson debe de pasar por una “terapia de recuperación emocional”, ya que el atleta queda “impactado”.

En su experiencia, “algunos quedan en un estado depresivo. Eso es algo que hay que prevenirlo, que no vaya a ocurrir”.

La respuesta a por qué luego de ser una figura tan encumbrada, un pelotero es atrapado y más a sus 35 años. El propio Uejara se cuestiona, “¿Por qué lo harían? Incluso cuando eran bien de todos modos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *